Filtros
Filtros
show blocks helper

¿Por qué usar LED?

La luz incandescente y de CFL iluminan para todos lados, esto es un despilfarro lumínico que crea contaminación lumínica. La luz unidireccional de los LEDs se traduce en menos desperdicio de iluminación. La iluminación LED no tiene pérdidas por la reflexión, todos los demás sistemas de iluminación dependen en reflectores para lograr dispersar la luz y una porción de la luz siempre se pierde; se pierde un 60% de efectividad. El LED no precisa estos sistemas y la luz puede ser dirigida a la zona que queremos iluminar con una eficiencia del 90%. Los focos LED proveen más control sobre la luz; se puede concentrar y con un lente puede muy fácilmente recolectar toda la luz emitida por un foco LED y dispersarla eficientemente.

Menos Calor

Los Focos LED no causan acumulación de calor; Los LEDs producen 3.4 btu’s/hora, comparado a 85 btu’s/hora de los focos incandescentes, 30 btu’s/hora de los Fluorescentes CFL. Los focos incandescentes y los CFL utilizan solamente el 10% de cada vatio para iluminar, el resto se pierde en generación de calor, mientras la iluminación LED utiliza 90% para iluminar y solamente el 10% de calor.

Ahorro

Los focos LED consumen hasta un 85% menos energía que los focos tradicionales. En tu recibo de Luz puedes ver reducciones hasta de un 40% solo por el hecho de cambiar a iluminación LED. Al ahorrar en consumo de luz hasta 9 veces más que los incandescentes y 2 veces más que las fluorescentes CFL; y multiplicado esto por la larga duración de los focos LED; invertir en focos LED es sin duda una efectiva inversión dado que un foco LED dura 50 veces más que un incandescente y 10 veces más que un foco fluorescente CFL.

Vida Útil

Los focos LED duran lo que 60 incandescentes ó 10 Fluorescentes CFL, los focos LED tienen una duración de más de 50,000 horas. Para una casa u oficina esto puede significar cambiar los focos cada 15 años o más.

Frescura

Beneficios directos de los focos LED en la temperatura ambiente: no desperdicia la energía en calor, ambientes más frescos, menos carga en los sistemas de climatización; lo que se traduce en ahorros en el consumo del aire acondicionado; además elimina peligros de quemaduras al tacto. Permiten ahorrar en aire acondicionado hasta el 80% en consumo de energía con respecto a la incandescente y de 30 a 40% con respecto a la CFL.

Cansancio Visual

La luz incandescente es más brillante en el centro del foco y más oscuro por los alrededores, y la alta concentración de luz en el centro de la zona iluminada crea puntos de luz calientes que causan cansancio visual. La luminaria LED permite el uso de múltiples fuentes de luz. Cada LED puede estar dirigido hacia una zona específica, proporcionando una luz más equilibrada y uniforme, evitando tanto los puntos de luz calientes como el deslumbramiento.

Resistencia

Resiste temperaturas más extremas que los focos incandescentes, mayor resistencia a humedad y las vibraciones no los dañan como es el caso de otras tecnologías de iluminación. Los LEDs son dispositivos de estado sólido y por tanto son muy resistentes a los golpes, esto es muy beneficioso pues el rompimiento accidental, por consiguiente, elimina la vida útil del foco, aumenta los gastos asociados a la iluminación y tiene la posibilidad de causar heridas por cortadura.

Salud

Es más segura que la luz tradicional, porque es menos contaminante: no tiene mercurio ni tungsteno, los focos LED no dañan el medio ambiente, ya que no poseen tóxicos en su composición. Lo que significa que no tienen ninguno de los metales pesados como el plomo, mercurio o cadmio. Los focos fluorescentes CFL contienen pequeñas cantidades de mercurio; una neurotoxina que puede causar daños en el riñón y en el cerebro; y deben ser desechadas con cuidados especiales debido a las substancias peligrosas que contienen. Los focos LED, por el contrario, pueden ser desechadas de forma segura en la basura. además, reduce las emisiones de CO2 en un 80%.

Prácticos

Encendido instantáneo, en el momento de activar el apagador los focos LED encienden, no es necesario encenderlos y esperar a que se calienten para obtener su máximo lumínico. Los LEDs proveen luz sin parpadeos a diferencia de los tubos fluorescentes CFL. Otra gran desventaja de los CFLs es que se tardan en alcanzar su brillantez total. El problema es particularmente acentuado en climas fríos. Esto hace a las CFLs sean inadecuadas para algunas aplicaciones como luces de exterior. Una bombilla LED por el otro lado alcanza su brillantez total de forma inmediata.

Eficiencia

No genera calor, así que no quema o incrementa la temperatura de las áreas a iluminar, en LED el 80% de la energía que consume se convierte en luz, al contrario del foco tradicional incandescente, que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor.

Economía

Dura más de 50.000 horas de uso, esto es más de 15 años si los encendemos unas 8 a 10 horas al día, por tal motivo el ahorro económico es dramático, sin duda el retorno de la inversión está garantizado por mucho, aunado a eso los focos LED necesitan un mantenimiento mínimo.

Duración

Resistente a un enorme número de ciclos (apagado/encendido = 1 ciclo) sin perjuicio para su rendimiento, la tecnología LED está diseñada para aceptar un número ilimitado de encendidos y apagados durante su periodo de vida útil.

Color De La Luz

Reproduce los colores con una gran fidelidad, además de poder utilizar diferentes tonos de luz (fría, cálida, neutra) para ajustarse a todo tipo de ambientes y necesidades de iluminación.

WhatsApp chat
preloader