Filtros
Filtros
show blocks helper

¿Sabes de Calidad LED?

¿Como Medir la Calidad en Lámparas LED? Los 5 componentes clave

El chip, el driver, la placa base, el sistema de disipación del calor y la óptica secundaria son los 5 elementos fundamentales de una luminaria LED, en estos reside su nivel de calidad lumínica y la duración de su vida útil.

Como en cualquier sector, en el mercado de la iluminación LED existen diferentes productos, con distintos precios y distintas calidades, que se adaptan a las necesidades y nivel de exigencia de cada usuario o aplicación.

El vertiginoso desarrollo de la tecnología LED y la amplitud de la oferta pueden crear confusión en usted, por eso es necesario distinguir qué componentes influyen realmente en la calidad de una luminaria o foco LED y de esta forma asegurarnos de qué realmente hacemos una buena inversión al apostar por la iluminación eficiente.

Las cualidades que distinguen una lámpara LED de alta calidad son las siguientes:

  1. Eficacia energética y potencia lumínica (mínimo consumo de energía sin sacrificar iluminación)
  2.  Duración garantizada (máxima vida útil en horas garantizada por una eficiente disipación de calor)
  3. Calidad de la luz (colores bien definidos, continuos y sin sombras aparentes en el difusor)
  4.  Encendido instantáneo y ausencia de zumbidos o parpadeos (iluminación inmediata sin simuladas fallas de encendido)

¿Qué componentes otorgan estas características a una luminaria o foco LED?

EL CHIP LED

El corazón de una lámpara LED. Es una pieza de un material semiconductor (normalmente carburo de silicio) de unos 5 milímetros, capaz de generar luz cuando se le aplica corriente. Sobre esta base de carburo de silicio (o en ocasiones de zafiro) se depositan en forma de vapores diferentes materiales, cuya mezcla es la que da el color y la calidad de la luz. El chip se protege del exterior mediante una carcasa de cristal o policarbonato.

EL DRIVER O FUENTE DE ALIMENTACIÓN

Los LED no se conectan directamente a la corriente como una lámpara incandescente, sino que requieren de una fuente de alimentación previa (o convertidor de tensión), por lo que el aprovechamiento real de la energía eléctrica de un LED depende también en gran medida de este convertidor. Una fuente de alimentación apropiada influye en la eficiencia y la estabilidad de la luminaria.

 

El aprovechamiento real de la energía eléctrica consumida se mide por el valor del factor de potencia (PFC o Power Factor Correction). Si el valor es igual a 1 significa que toda la electricidad que llega a la fuente de alimentación se ha aprovechado. Si es de 0,5 quiere decir que la mitad de energía eléctrica se ha desaprovechado en la conversión.

LA PLACA BASE (PCB)

Es la placa de circuito impreso o PCB (Printed Circuit Board), que soporta las conexiones de los componentes electrónicos, como las conexiones del chip (normalmente mediante hilos de oro) y las vías de disipación del calor. Según el sistema de evacuación del calor utilizado puede componerse de distintas capas y materiales (principalmente aluminio y cobre además de otros materiales conductores).

 

Un mal diseño de electrónica o componentes electrónicos baratos perjudican la potencia de la lámpara y la duración de su vida útil.

EL SISTEMA DE GESTIÓN TÉRMICA (HEATSINK)

La disipación del calor es una de las claves de la duración de un LED. Es importante explicar que los LED no emiten calor (por eso se llama luz fría) y de hecho pueden tocarse cuando están encendidos sin peligro de quemarse los dedos. Pero eso no significa que no lo generen. Es decir, el calor, al contrario que una lámpara incandescente, sale en la dirección contraria a la luz, lo que influye en la duración y funcionamiento de la lámpara LED. Por este motivo es necesario “extraer” ese calor, ya que hasta el 90 % de la energía puede llegar a perderse y por consiguiente afectar la durabilidad de la lámpara LED.

 

Una buena disipación del calor alargará la vida del LED. Para lograrlo, son claves los materiales empleados y un diseño que favorezca esta disipación. Además de influir en la durabilidad, el calor también puede afectar el color y la calidad de la luz, de ahí la importancia de una correcta disipación. Existen diferentes técnicas y materiales a emplear para evacuar el calor generado, asegurando calidad y rendimiento de la lámpara LED, por el contrario, materiales o diseños deficientes o inadecuados restaran drásticamente la calidad y desempeño de la lámpara LED, cabe mencionar que una lámpara económica casi siempre vendrá acompañada de materiales y diseño deficiente.

 

En este sentido también es importante la carcasa exterior. Es importante que sea de un material ligero, resistente y que su estructura favorezca la disipación del calor (por ejemplo, una superficie estriada). Buenos materiales para una correcta disipación son el aluminio, el magnesio.

LA ÓPTICA SECUNDARIA

La óptica secundaria es el conjunto de lentes exteriores que determinan la distribución de la luz emitida por el LED. La forma y composición de las lentes que forman la óptica secundaria puede variar en función de las necesidades de iluminación y distribución de la luz que se requieran. De esta forma, según la forma de la lente, el haz de luz puede hacerse converger o divergir.

 

Existen en el mercado materiales para fabricar ópticos que son muy deficientes o pierden sus propiedades de difusión rápidamente, en casos de lámparas o focos que estén muy económicos, va a ser fácil que este componente es de baja calidad.

 

Con esta información ahora usted podrá realizar una verificación básica pero muy efectiva en donde detectara en base a preguntas o inspección visual, si un foco o lámpara LED está compuesto o se ve fabricado con componentes de calidad, que aseguraran su inversión.

WhatsApp chat
preloader